domingo, 4 de mayo de 2014

¿Quién debe gobernar?

Aceptando que alguien deba de gobernar, que quizá no sea necesario aceptarlo, me doy cuenta de que a lo largo de la historia ocasionalmente ha podido gobernar una sola persona, un número limitado de personas, o toda la comunidad. Si yo tuviera que elegir quién debe gobernar me decantaría por la tercera opción. A continuación voy a intentar explicar por qué.
Cuando gobierna una persona sola se puede tratar de un rey absoluto, un dictador. No estoy de acuerdo con esta forma de gobierno porque se imponen al resto de personas, la mayoría de las veces por la gracia de Dios, sin justificar sus actos. Al tener un poder absoluto se vuelven personas despiadadas. Estas personas llegan al poder por medio de la fuerza la violencia y el uso de las armas, y se mantienen en el poder por medio de la represión. Podemos ver ejemplos en el caso de los fascistas en Italia, como Mussolini consiguió tener un poder absoluto a costa de asesinar a los que no compartían sus ideas fascistas. Hitler, los nazis en Alemania y sus grupos de Asalto que ejercían terror en toda la población gitana, homosexual, judía, y personas de partidos comunistas. Franco en España dando un golpe de Estado y provocando una guerra civil de tres años, después fusilando a todos los que se rebelaron contra él o eran sospechosos de ello. Lo  que se consigue con violencia solo se puede mantener con violencia. Gandhi.
La segunda opción que contemplábamos al principio es el gobierno de un grupo limitado de personas, como es el caso de la aristocracia. En las épocas en que esta gobernaba, las únicas personas que podían votar, y participar en política eran las clases privilegiadas, aprobando medidas que solo les beneficiaban a ellos y a costa del resto de la población. Durante el despotismo ilustrado sostenían que ellos eran los únicos que debían gobernar debido a que tenían estudios y sabían cómo hacerlo, el pueblo llano no tenía ni idea de política y no debían opinar. Siendo cierto que durante el despotismo ilustrado se fomentó  la educación, se racionalizo la administración y la sociedad en general se modernizo, de todas formas estos cambios fueron muy escasos, fomentando el descontento y las revoluciones liberales.
Con la Revolución Francesa comenzó la democracia, con la participación de toda la comunidad a través del sufragio universal masculino. Esta es la tercera forma de gobierno de la que voy a hablar. La democracia actual, en la que todos los ciudadanos podemos votar. La democracia actual, en contra de lo que sostenía el despotismo ilustrado, defiende que todos tengamos derecho a decidir a nuestros gobernantes, a participar en política aunque cometamos errores. La ventaja que puede tener la democracia es que las medidas que se toman benefician a la mayoría. De todas formas la democracia que tenemos no es real. Esto no es una democracia real porque las medidas que se toman si contar con la ciudadanía son para beneficiar al gran capital, grandes multinacionales y entidades bancarias, también para beneficiarse  ellos mismos. Los gobernantes toman estas medidas dando la espalda a la población, sin consultarle, estos actos siempre los justifican afirmando que son un gobierno legitimo que ha sido elegido por la ciudadanía, pero a ningún ciudadano le han dado la oportunidad de elegir si prefieren pagar la deuda o mantener la sanidad pública. Hay un grupo de personas que al percatarse de lo que ocurre salen a la calle a protestar, movimientos como el 15-M que exigen democracia real ya. Pero de todas formas la mayoría de personas creo que son indiferentes a la política real, saben que les están engañando pero no les importa porque opinan que no les va afectar, piensan solo en su pequeña realidad. También por egoísmo, he oído a personas decir que les da igual lo que esté haciendo el gobierno, solo protestarán cuando les afecte directamente a sus puestos de trabajo. Esta democracia representativa hace que los problema reales se perciban lejanos o incluso ajenos para una parte de la población.
No creo en la democracia que tenemos actualmente, en definitiva creo que aunque nos digan lo contrario, a través de la televisión, los libros del colegio, no tenemos ningún poder, ya que los gobernantes que tenemos no están gobernando para nuestro beneficio, para intentar mejorar nuestra calidad de vida, sino que gobiernan exclusivamente para las grandes empresas, bancos etc, cada vez hay más ricos, y cada vez son más ricos, a costa del sufrimiento de el resto de la población.
A pesar de lo anterior,  podría creer en una democracia más directa, en que de verdad gobernara la ciudadanía, que los ciudadanos se sintieran responsables a través de referéndum, donde se consultara a la población a la hora de tomar medidas que les perjudique. Internet nos facilitaría esta posibilidad. Una democracia que naciera la educación,  los valores éticos y la reflexión filosófica, y a la vez las fomentara.  

En conclusión, creo en una sociedad en la que gobernara la ciudadanía, de un modo directo y buscando el beneficio de todos y no solo de una clase social, como por desgracia ocurre ahora con la clase privilegiada.

1 comentario:

  1. Muy bien Estela, buena entrada: personal y bien argumentada.
    Saludos

    ResponderEliminar