domingo, 4 de mayo de 2014

¿Es posible una sociedad sin Estado?

¿Es posible una sociedad sin Estado? Yo apostaría por una sociedad con un Estado si este no fuera opresor. Dado que me parece imposible que ningún Estado cumpla esta condición, sería partidaria de la vida en comunidades autorreguladas. Pero no sé por qué, también esto me parece muy improbable. Sobre este tema voy a hablar en las próximas líneas
Ventajas de vivir sin Estado. Si yo pudiera trasladarme como Rousseau al Estado natural, al sin-estado, para mí la mayor ventaja es que se acabaría con la injusticia, con el poder sobrehumano que tiene el gran capital. Acabaríamos con las grandes fortunas que se benefician con el sufrimiento, la explotación de la clase trabajadora. Acabaríamos con ellas porque destruiríamos sus armas,  los grandes partidos, que aparentemente democráticos pactan a espaldas de la población sus medidas, exigidas por la troika, que no han sido  aprobadas por el pueblo. Estas medidas son exclusivamente para beneficiar a las grandes fortunas, la banca, los opresores capitalistas y para ellos estas medidas antidemocráticas son más importantes que pequeñas ayudas que no solo mejoran sino que permiten la vida del pueblo oprimido. La policía, supuestamente creada para proteger a la población, pero actualmente en la época que estoy viviendo solo la veo utilizada por los gobernantes, (de los grandes partidos) en su beneficio, y en beneficio de los grandes empresarios, golpeando a los manifestantes, al pueblo cuando se moviliza exigiendo medidas básicas, ejerciendo toda la represión de la que dispone  sobre cualquier persona que hace el mínimo acto de rebelión.  La justicia que está en manos del Estado, no es igual para todos, en las cárceles solo hay pobres e inmigrantes. Los grandes empresarios, políticos, entidades bancarias siempre salen impunes de sus delitos.
En una sociedad sin Estado, no habría leyes, sino pactos entre las personas de una comunidad. Para mí sería posible una sociedad sin estado si existieran comunidades que se autorregulan. Son sociedades formadas por un número reducido de personas, todo se decide mediante pactos, los niños serían educados por los padres y la comunidad, no habría violencia ni desigualdades, más que las naturales, como dice Rousseau. En esta sociedad no existiría ejercito porque no tendríamos que protegernos ya que estas comunidades no se amenazarían unas a otras.
Ventajas de vivir con Estado: vivimos en grandes comunidades, con mayor número de personas lo que nos obliga a escoger a personas que nos representen para tomar las decisiones y gestionar el Estado y nosotros podemos dedicarnos a otra cosa. El problema surge cuando los representantes  se distancian de la población, y crean una nueva clase social. Es esta clase social la que al final acaba generando leyes injustas, buscando su propio beneficio en contra de la población. No obstante veo ventajas en una sociedad con un determinado tipo de Estado, como le pasaba a Hobbes. Aunque me distancio de este autor pensando en un Estado justo, que vele por los intereses de la mayoría, es decir del pueblo, protege a los débiles, hace leyes para que sea posible la convivencia, se dota de una hacienda que posibilita el estado de bienestar, financiando la sanidad pública, la educación pública, etc. Cosas todas ellas tan necesarias.

Vistos los pros y los contras me gustaría vivir en una sociedad sin Estado, aunque es una utopía, porque sé con certeza que nunca se va a formar, y pongo en duda que sea posible. Por otra parte no dejo de ver los beneficios de una sociedad con Estado, si este es justo y no como los actuales. Razón y utopía contrapuestas. Anarquía, como mi sueño, y Democracia como una necesidad. 

1 comentario: