domingo, 4 de mayo de 2014

Cansancio

"Que ganas tengo de llegar a casa", todo el mundo repite esa frase continuamente. Yo también.
Cuando estoy cansada, tengo frío, estoy enferma, lo único que quiero es ir a mi casa para descansar y estar tranquila. Cuando tengo una buena noticia también, lo único que quiero es llegar a casa y compartirla.
 Para mí tener casa es tener un lugar donde resguardarme, donde aprender, compartir, donde vivir. Nuestra casa es un lugar esencial para desarrollarnos."
A partir del año 2000, empezó a enraizarse la idea, alquilar es tirar el dinero, la gente decía, ¿para qué vas a pagar un alquiler, si por el mismo dinero pagas tu hipoteca? si pierdes tu trabajo vendes tu casa y algo sacas, el precio de la vivienda nunca baja.
Desde que comenzó la crisis económica en nuestro país se han producido 400.000 desahucios. Actualmente, se produce un desahucio cada 15 minutos, y las personas que se quedan sin casa quedan totalmente fuera del sistema ya que siguen teniendo una deuda de por vida.
Debido a esta situación es la sociedad civil la que se moviliza y se organiza para buscar soluciones. Consultan a expertos y denuncian este problema, nacen nuevas plataformas como la PAH.
Para la PAH los desahucios no son un problema social, sino una estafa, debido a que la decisión de hipotecarse no fue tomada libremente. Comprar era casi la única opción para tener casa, ya que la política fiscal lo favorecía  y los alquileres eran mucho más inaccesibles. Por otra parte, el Estado, y los miembros del gobierno,  te animaban a comprar porque era seguro y más rentable. Las entidades bancarias  te daban créditos fácilmente, que ahora resultan tener clausulas abusivas. Inflaban los precios de las viviendas y los notarios no informaban de los posibles riesgos.
No fue nuestro error, fue una estafa diseñada, promovida, consentida, amparada y luego premiada por el Estado con los rescates multimillonarios a los bancos.
A los dos grandes problemas: las deudas ilegítimas y las familias expulsadas a la calle, dos propuestas de solución. La más destacada de la PAH es la dación el pago. Cuando te desahucian tu entregas tu casa y quedas liberado de la deuda, para poder continuar con tu vida. La segunda propuesta, alquileres sociales. Casas vacías rescatadas en beneficio de las familias más vulnerables.
Más de 400.000 desahucios, más que en ningún país de Europa; el mayor parque de casas vacías de nuestro continente...¡vergonzoso!

En nuestro entorno hay más de 400.000 familias que no pueden llegar a casa por culpa de las entidades financieras. Políticos que ordenan a los antidisturbios sacar niños de sus casas mientras están desayunando. Personas con deudas de por vida, que jamás podrán volver a incorporarse al sistema.  Habrá niños que cuando estén cansados o enfermos no puedan ir a su casa a descansar, familias sin un lugar donde compartir su vida, donde desarrollarse.  ¿Cómo podemos seguir tolerando estos sucesos, y permitiendo que personas se beneficien a costa de la pobreza absoluta del resto de la población?


1 comentario:

  1. Muy bien: personal, emotivo y bien escrito. Comparto en Mutatis.
    Saludos

    ResponderEliminar